876 280 688 agencia@almozara.com

Se me ocurre contarles que estas siglas cuyo significado es Aceite de Oliva Virgen Extra, encierran un capítulo de salud a través de su consumo habitual y diario.

Y es que pocos alimentos tomamos a diario, quizás y no todos: el pan, la leche o sus derivados y los más aventurados en disciplinas de paladares los huevos, como es mi caso.

Existen varios motivos: su muy amplia posibilidad de preparación, su riqueza y completo aporte nutricional y porque desde hace poco, y con toda mi alegría, es sano incluso para tomarlo todos los días. Además porque me gusta más que a mi loco y venerado artista Salvador Dalí.

Pero centrémonos en el titular, y permitan que abra un debate a raíz de lo escuchado en las cocinas públicas y muchas de las privadas.

Corre por ahí (todavía) la mala fama de que este aceite a la hora de ponerlo en la sartén trasmite sabores fuertes que empañan los de los productos a elaborar.

Y no me gusta escuchar y así lo digo,  que los aceites de semillas o los de oliva “suaves” o “de acidez 01” u otras apreciaciones baladís son más recomendables para planchas y sartenes.

Cierto es que aportan sabor, pero igual de cierto es que el sabor aportado contribuye a la mejora de la sazón al contrario que lo que ocurre con el uso desagradable de otras grasas. Lo importante es saberlo utilizar.

En mi empeño de recomendar el uso exclusivo de AOVE, quiero transmitirles que la aportación de esta grasa a nuestro organismo colabora de forma activa en la prevención de enfermedades. Esto se debe a que ayuda a reducir el colesterol malo, protege de enfermedades cardiovasculares e de la diabetes.

Cabe ser destacado en este aspecto Don Ramón Colomer, director de Medicina Oncológica en el Instituto Catalán de Oncología. Esta importante personalidad asegura que el ácido oleico, entre otras, refuerza las membranas de las células y contribuye a la regulación de los genes.

Sepan ustedes que están tomando un jugo. Sin más procesos que el de molturar las aceitunas para exprimir en frío el zumo y que todos nosotros lo disfrutemos.

El sabor de nuestros aceites de oliva es suave porque las variedades cultivadas en nuestro territorio (fundamentalmente arbequina y empeltre) aportan menos amargo o picante que otras más fuertes.

Dicho esto y ante mi aseveración y obstinación por el consumo en exclusiva de este oro líquido, del que en Aragón tenemos mucho, nuestro equipo está poniendo en marcha un lema denominado “Territorio AOVE”.

Esta marca recoge una serie de establecimientos, fundamentalmente restaurantes. Con el uso del aceite de oliva virgen consiguen transmitir a sus clientes salud, en todas las variables de utilización: en crudo, en fritos, en guisos, etc.

España es el mayor productor del mundo de aceite de oliva y Aragón con una tradición milenaria es quizás el que más calidad aporte.

Tomen AOVE por su salud y para su disfrute.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies