876 280 688 agencia@almozara.com

Con gran puntualidad, una organización impecable y siguiendo los protocolos de seguridad a rajatabla, el pasado día 19 de febrero se celebró en la escuela de hostelería TOPI-Picarral, en Zaragoza, la primera edición del Certamen ‘Jóvenes Promesas de la Cocina Aragonesa, Rubén Ríos’, organizado por la Asociación de Cocineros de Aragón, con el patrocinio de Turismo de Aragón, Alimentos de Aragón y la firma de herramienta de corte profesional 3Claveles y la colaboración de TOPI. El certamen, que contaba con un reducidísimo público debido a la COVID, fue retransmitido a través de Youtube en streaming a todo el mundo, y que puedes ver desde aquí:

Certamen ‘Jóvenes Promesas de la Cocina Aragonesa, Rubén Ríos’

Ariel Munguía, hondureño de origen y alumno de CPIFP San Lorenzo, de Huesca, conquistó a los jurados, técnico y sensorial, con su plato “Un viaje por Aragón y dos nuevas estrellas en Huesca”, un ternasco de Aragón con Indicación Geográfica Protegida, acompañado por una colorista y minuciosa guarnición en la que estaban muy presentes dos de las joyas de la despensa aragonesa: la borraja y la trufa.

El segundo clasificado, Iván García, representando a la escuela de hostelería de Guayente, ubicada en la localidad altoaragonesa de Benasque, se hizo con el segundo puesto gracias a “Mi sueño”, un plato que recreaba el viaje de un río aragonés, desde el Pirineo, —con el esturión de El Grado— hasta Teruel, con su aceite de oliva virgen extra del Bajo Aragón con Denominación de Origen Protegida, pasando por Zaragoza, representada por la Cebolla Fuentes de Ebro DOP en tres texturas.

Hasta el IES Juan de Lanuza de Borja se fue el tercer premio, gracias al “Habano cajún de ternasco de Aragón” de Jorge González; un relleno de jamón de Teruel DO, sobre cenizas de borraja, de original presentación, rico en ingredientes de la tierra y con toques de Nueva Orleans.

Al alumno de la escuela San Lorenzo, Huesca, siguieron en el pódium Iván García, de Guayente, Benasque, y Jorge González, del IES Juan de Lanuza de Borja, tras una final en la que los nervios dieron paso a la emoción de todos los asistentes

Los seis finalistas —Munguía, García, González, Alicia Liñán (EH Topi), Susana Ramón (IES Miralbueno) y Eloy Sierra (IES Mar de Aragón)— demostraron gran conocimiento sobre los alimentos de Aragón de calidad diferenciada —que describían durante los cinco minutos con los que contaban para presentar el plato— y buen dominio de la técnica en la ejecución de sus recetas, mostrando el altísimo nivel formativo de las escuelas de hostelería de Aragón.


El primer clasificado, Munguía, adquirió con este galardón el pase directo al ‘Concurso de Cocineros de Aragón, Lorenzo Acín’, certamen en el que se medirá con los profesionales consagrados, además de un completo set de herramientas de 3 Claveles, un diploma y el delantal de la ACA. El segundo y tercer clasificado fueron galardonados con sendos diplomas acreditativos, delantales de la ACA y maletines de cuchillos profesionales y los seis finalistas recibieron un diploma, un delantal de la ACA y un cuchillo de 3 Claveles.

Emotiva entrega de premios

Con la organización de este certamen, la ACA quería potenciar el conocimiento y el uso de los “alimentos nobles” de Aragón y crear cantera, para seguir posicionando a Aragón como destino gastronómico, pero también, rendir un sentido homenaje al cocinero que le da nombre, Rubén Ríos, compañero con gran proyección que ejercía en el restaurante Callizo, de Aínsa, cuando falleció en un accidente de tráfico en 2019, con tan solo 25 años. A la final y entrega de premios asistieron tanto la familia de Rubén como sus dos compañeros y amigos del Callizo, Josetxo Souto y Ramón Aso, que, junto a Ramón Lapuyade y Toño Rodríguez, integraban el jurado catador.

La figura de Rubén estuvo muy presente durante todo el evento y en la entrega de premios, la familia, en agradecimiento a la ACA y a las escuelas de hostelería de Aragón, quisieron regalar a todos los participantes otro diploma que reproduce un tatuaje de Rubén, con unas palabras sobre su pasión por la cocina que, dijo Javier Robles, presidente de la ACA, «van a convertirse en el lema de este concurso».

Los dos responsables del Callizo, además, premiaron a los seis finalistas con una experiencia gastronómica en su restaurante, recientemente reconocido con una estrella Michelin. Además, Eduardo Comín, miembro de la Junta de la ACA, hizo entrega de una placa a la familia de Rubén, al final de un concurso donde los nervios y la tensión de los aspirantes dieron paso a la más profunda emoción.

Antes de concluir, los patrocinadores, representados por Miguel Albás —3 Claveles—; Carmen Urbano, directora general de Innovación y Promoción Agroalimentaria del Gobierno de Aragón y Elena Allué, directora general de Turismo de Aragón, se sumaron al emotivo homenaje y a las palabras de reconocimiento hacia la figura de Rubén que habían pronunciado previamente —y a duras penas, debido a la emoción— Javier Robles, Eduardo Comín y Josetxo Souto y felicitaron a organizadores, escuelas y alumnos por el éxito de una iniciativa que, como los jóvenes concursantes, tiene mucho futuro.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies